martes, 28 de diciembre de 2010

1981/83, DANIEL MESSINA: de aquel GOLAZO a BOCA a esta POSIBILIDAD en RIVER


Ahora que todo parece indicar que el actual Director Técnico de la institución Juan José López seguirá supervisando el Fútbol Amateur riverplatense pero le delegará funciones a Daniel Messina, se da la curiosidad que hay algo en común entre estos dos ex volantes derechos, además del puesto en el campo de juego: el hecho de haberle convertido goles a Boca desde larga distancia que desataron delirio y carnaval en el hincha millonario.
Lo del Negro fue por el Nacional 81, en el Monumental, en un superclásico que finalizó 2 a 2. Desde 40 metros demostró toda su capacidad al colocarla por arriba del arquero Rodríguez, quien justamente esa tarde le ahogó un gol a Messina ni bien éste ingresó al campo de juego en reemplazo de Ramón Díaz. Un año más tarde, por el Metro 82, River logró un celebrado triunfo por 2 a 0 en la Bombonera que hizo trizas el sueño del cuadro xeneise de alcanzar los primeros puestos y en consecuencia llevarse el campeonato. Había abierto el marcador José María Vieta y Messina (redondeando un impresionante trabajo) cerró el partido superando a Gatti con un disparo desde 35 metros.
Daniel había debutado en la banda por la 7ma. fecha del Nacional 81, en un cotejo que River venció a Sarmiento de Junín por 2 a 1 en Núñez. Venía de la cuarta división; esa noche los nervios lo anularon y no pesó. Después entró como suplente en varios partidos y recién volvió a jugar como titular de nuevo contra Sarmiento, pero esta vez en Junín, la tarde que el equipo de Alfredo Di Stéfano logró la angustiosa clasificación para la ronda final. Messina volvió a andar flojo; para colmo fue expulsado.
Pero el mediocampista empezó bien el año 82 con la victoria en Huracán frente a Nueva Chicago por 3 a 2, luego bajó un poco el nivel de juego en la igualdad ante Sarmiento 1 a 1 y fue reemplazado por Carlos Tapia. Por la tarcera fecha, tuvo un discreto partido en el empate 1 a 1 contra Gimnasia de Jujuy y una aceptable performance también en otro empate: 0 a 0 con N. O. Boys en Rosario. Llegó entonces el 5 a 1 demoledor de Boca en el Liberti y ese día Messina aflojó como todo el equipo. En la fecha siguiente, se mostró intrascendente en la derrota 3 a 2 contra Quilmes (foto) y dejó su lugar al final de la primera etapa al Tanque Gordon. Ingresó luego por José María Vieta en la caída 0 a 3 frente a Instituto en Córdoba. Volvió contra Chicago en cotejo que terminó sin abrir el score y posteriormente jugó bien esta vez contra Sarmiento, en el triunfo por 1 a 0. A pesar de haber levantado, no estuvo en las siguientes dos fechas y volvió frente a los boquenses en la Bombonera, jugando en forma mediocre en el contexto de un empate en blanco. El resto de lo que hizo en el Nacional 82 fue deslucido: a pesar de la victoria contra Quilmes 3 a 2 y después en las caídas frente a Instituto e Independiente Rivadavia de Mendoza.
A todo esto, en la Copa Libertadores 1982 sólo jugó dos partidos, justo cuando River ya estaba eliminado y sólo cumplía sus compromisos: en las caídas 4 a 2 contra Flamengo y 2 a 1 frente a Peñarol, ambos en calidad de visitante.
El segundo torneo de 1982, el Metropolitano, lo encontró en un buen nivel con la número 10 por la séptima fecha, en un encuentro que el conjunto de Vladislao Cap perdió en Córdoba contra Talleres por 1 a 0. Pasaron un par de fechas y decayó su rendimiento en la igualdad frente a Huracán 0 a 0 pero se destacó después en el empate 1 a 1 ante Platense en Velez, elaborando las mejores jugadas. Volvió contra Estudiantes en otro 1 a 1 pero sin cumplir, siendo reemplazado por Constantino. A la jornada siguiente, no anduvo bien en la caída por la mínima diferencia contra Independiente. En el resto del campeonato, tuvo altibajos: ingresó como suplente en un par de partidos sin llegar a destacarse, después estuvo flojo contra Instituto (1 a 1), aceptable frente a N. Chicago (3 a 1) declarando luego en los vestuarios: “Las cosas me salieron bien, yo sigo luchando y esperando”, muy mal contra N. O. Boys (0 a 2) y Arg. Jrs. (1 a 3), pero luego llegó una racha de buenos rendimientos: ante Racing (3 a 0), Quilmes (2 a 3), Unión (2 a 1), Velez (2 a 3) y Talleres de Córdoba (3 a 1). Decayó en el 0 a 1 contra Racing en Córdoba, siendo reemplazado por el Colorado Vieta. Fue la tarde que River sumó su quinta derrota consecutiva jugando de visitante. Frente a Central volvió a andar mal, en la caída por 1 a 0 en Rosario. Esa tarde renunció el técnico, José Vázquez. Su trabajo fue pobre en el empate 1 a 1 ante Platense y en la fecha siguiente se inspiró y llegó el mencionado golazo contra Boca en la Ribera. Lo que hizo esa noche contra los boquenses pareció elevarlo anímicamente y recuperar la confianza, ya que desarrolló otra seguidilla de sólidas actuaciones: en los empates frente a Independiente y Estudiantes (1 a 1) y contra Ferro (2 a 2). También anduvo bien a pesar de la derrota 3 a 1 frente a Sarmiento en Junín, pero su tarea volvió a ser mediocre en los encuentros finales del campeonato: 1 a 0 ante Instituto y 0 a 2 contra Chicago.
Por el Nacional 1983, empezó en forma discreta contra Loma Negra (1 a 0) y el DT José Varacka lo sacó del equipo, volviendo justamente en la revancha ante el conjunto de Olavarría (0 a 0), cuando suplantó a Carlos Tapia. Estuvo afuera nuevamente y recién ingresó en el segundo tiempo por Enzo Trossero, en la victoria 1 a 0 contra Ferro. Volvió al banco y entró por Américo Gallego (1 a 2 frente a los de Caballito) y por Carlos Tapia (0 a 0 contra San Lorenzo). Recién jugó de entrada cuando River aseguró su clasificación para los cuartos de final del torneo, al empatar 0 a 0 contra Velez. Esa noche Messina actuó como cuarto volante, y su misión consistió en tapar al Beto Alonso, en su etapa velezana. Daniel cumplió el plan prácticamente a la perfección, pero fue reemplazado por Emilio Commisso. Otra vez jugó de entrada cuando River fue eliminado por Arg. Jrs. también en la cancha de Liniers, esta vez al caer por 1 a 0. José Zuttión entró por él en la segunda parte, pero Messina había redondeado esa triste tarde una aceptable tarea.
El Metropolitano 83 -el segundo certamen de la temporada- marcó su despedida del club como jugador. Reemplazó a Américo Gallego en la victoria 2 a 1 frente a R. Central pero luego figuró en la lista de jugadores que amparándose en el Convenio Colectivo de Trabajo se declararon desvinculados del club. Cuando el conflicto se superó y River, con el retorno de los titulares le ganó a N. O. Boys 1 a 0, volvió a ser titular, en discreto desempeño. Ahí comenzó otra etapa de altibajos: bien contra Estudiantes (2 a 2), mal frente a Ferro (1 a 2), aceptable labor ante Arg. Jrs. (1 a 1), muy pobre contra N. Chicago (0 a 0, la tarde que Francescoli se retiró lesionado al comienzo del partido) y Temperley (3 a 1) y esas dos producciones le dieron motivo a Puchero Varacka para que no volviera a tenerlo en cuenta por espacio de varias fechas. Recién regresó en la derrota por 1 a 0 frente a Boca en Velez; anduvo peleado con la pelota en la caída 1 a 0 ante Ferro y en los dos puntos conseguidos frente a Huracán, por el mismo marcador. Ya con Jorge Dominichi de entrenador, no volvió a jugar de titular.
Messina siguió su carrera de futbolista en Velez y posteriormente en Huracán. Como técnico, comenzó en Excursionistas, en Primera C, donde alcanzó la final con Lamadrid por el ascenso; después estuvo en Villa Dálmine, La Plata F.C. en el Argentino A; luego en Acassuso, al que tomó en los últimos lugares y finalizó cerca de la punta; en Midland, donde a pesar del descuento de 9 puntos logró clasificarlo para el Reducido y en Liniers.
Es conocida la escuela de fútbol que maneja desde hace varios años. Esperemos que esta vasta experiencia como jugador, técnico e instructor, pueda plasmarla en el marco del actual cuerpo técnico que confía en él y a favor del semillero del club que lo formó y lo llevó a Primera División. Sería otro golazo más o menos como el de aquella noche a Boca.

3 comentarios:

  1. Excelente, Gustavo, un seguimiento impecable, como siempre. El gol al Loco Gatti aquella noche quedará para siempre en el recuerdo de los que llevamos aquellos años en el bocho. El Tano Messina era un jugadorazo, pero se le soltaba la cadena, como se dice en la calle. Lo traicionaba el carácter, era muy calentón.
    Antes de iniciarse como DT en Excursionistas (1996-97), jugó una temporada en la primera C (1995-96) para el viejo equipo de la calle Pampa, al que si no me equivoco, volvió a dirigir ya en este siglo.
    Pero lo mejor del Tano estuvo en la docencia ya sea desde su reconocida escuela o en River, donde estuvo trabajando este año coordinando a los pibes del fútbol infantil (la 98 salió campeona).
    Un gran abrazo y un lindo recuerdo de estas épocas de aquellos años.
    Felicidades
    Norberto

    ResponderEliminar
  2. nunca pude ver ese gol de messina a Gatti en la bombonera. ni siquiera en fotos. solo vi los dibujos que hacia el grafico para ilustrar los goles.

    habrá algun alma caritativa?.

    abrazo

    ResponderEliminar
  3. Gustavito, soy Martín Lezama (je, en cuanto pueda me conecto de vuelta al Facebook).

    Fijate que hay un error en esta nota. El Trossero que jugaba en River era Oscar Victor (el 9, que termina falleciendo en cancha de Central) y no Enzo (histórico número 6 de Independiente).

    Entré justo por acá buscando data de Messina y lo vi de casualidad. Abrazo!!

    ResponderEliminar