miércoles, 24 de noviembre de 2010

1980/82, CLAUDIO GIÚDICE: esa RUBIA DEBILIDAD... en la DEFENSA


Claudio Giùdice debutó oficialmente en River en el marco de la sexta fecha del torneo Metropolitano 1980, cuando el conjunto de Labruna superó 1 a 0 a Racing en Avellaneda con gol de Leopoldo Luque, el mismo día que también jugó su primer partido el delantero José María Vieta.
Giúdice ocupó el puesto de segundo marcador lateral, en reemplazo de Daniel Passarella. Y si bien cometió un serio error al enviarle un pase atrás muy elevado a Fillol desde casi mitad de cancha (lo que obligó al Pato a un gran esfuerzo para sacarla al córner) su actuación fue buena.
Volvió a jugar tres fechas más tarde, cumpliendo una opaca labor, una noche lluviosa en la derrota en el Monumental contra Velez por 1 a 0. Pasaron varias fechas para que volviese a la Primera: fue en el empate 1 a 1 ante Newells también en Núñez, cumpliendo un aceptable desempeño, al igual que en la siguiente jornada en la victoria por 3 a 1 ante Tigre en cancha de Vélez. No volvió a entrar por el resto del certamen. Para la segunda competencia del año, el Nacional, el técnico no lo volvió a tener en cuenta.
Ya en el Metropolitano 1981, con Alfredo Di Stéfano como entrenador, entró en la tercera fecha reemplazando a Lonardi la tarde del desafortunado arbitraje de Claudio Busca, en el River 1 Argentinos Juniors 3. En la fecha siguiente, tuvo una opaca noche en la victoria 3 a 2 frente a Estudiantes en La Plata, fechas después cumplió un aceptable labor como volante central (no jugó Reinado Merlo) en la igualdad en blanco contra Racing en el estadio de Vélez, puesto que volvió a ocupar en la victoria por 1 a 0 frente a Talleres de Córdoba pero esta vez en flojo nivel. Jornadas más tarde volvió a su puesto de número 6 en el empate 1 a 1 contra Platense en Atlanta, al domingo siguiente tuvo un aceptable juego en el triunfo 2 a 1 ante Sarmiento en el Liberti y luego decayó su producción la noche de la derrota ante Unión en Santa Fe por 1 a 0.
Como Alberto Tarantini se fue afianzando ya sea como primer o segundo marcador central, no tuvo nuevas oportunidades de jugar hasta la igualdad 2 a 2 en Rosario contra Central. Pero fue expulsado, junto con el Conejo. Cumplió su sanción y recién retomó la titularidad en la victoria 3 a 1 ante Sarmiento en Junín, esta vez como número 2, y ya no volvió a jugar hasta finalizar el campeonato.
En la segunda commpetencia del año, el Nacional 81, en la segunda fecha jugó de titular en la victoria 3 a 2 contra San Martín de Tucumán como local con un rendimiento mediocre, pero se rehabilitó a la jornada siguiente en la recordada victoria por el mismo resultado ante Boca en la Bombonera, también como primer zaguero central. Mejoró su labor a la fecha siguiente, en el empate en cero contra Talleres en el Chateau Carreras. “Anduve bien. Mis compañeros me dan toda la confianza necesaria”, dijo en los vestuarios. Fue así que volvió a destacarse en el encuentro siguiente, contra Ferro en el Monumental, a pesar de la derrota 1 a 0. Pero anduvo mal contra Loma Negra en Olavarría (terminó 0 a 0) y, con el retorno de Tarantini luego de su sanción, no volvió a ser titular hasta la victoria 2 a 0 en Tucumán contra San Martín, donde jugó de manera aceptable. Reemplazó en el segundo tiempo a Emilio Commisso en el empate con sabor a derrota frente a Boca 2 a 2 y se retiró lesionado en la goleada 5 a 0 a Talleres de Córdoba en River, siendo reemplazado por Eduardo Lonardi. Ya no tuvo más oportunidades en el resto del torneo.
El orden de los campeonatos argentinos de Primera División se invirtió y el Nacional fue el primero a disputarse en 1982. Tenía un buen comienzo en la victoria 3 a 2 contra Nueva Chicago en Huracán hasta que fue expulsado; recién volvió en la cuarta fecha como volante central en pálido desempeño en la igualdad sin abrir el marcador ante N. O. Boys; fue un espanto jugando en el mismo puesto en la fatídica goleada 5 a 1 contra Boca en Núñez; tuvo una pobre actuación frente a Quilmes también de local, en la caída 3 a 2 y volvió a jugar muy mal en las derrotas frente a Instituto (3 a 0) e Independiente Rivadavia de Mendoza (2 a 1). Era un River diezmado por los jugadores convocados a la Selección Argentina para el Mundial de España y los sancionados por no haberse presentado a jugar ante Peñarol en Mar del Plata.
Ya en la segunda rueda del Nacional, recién jugó en el empate 0 a 0 contra los xeneises en la Ribera, esta vez como segundo marcador central. A la fecha siguiente, tuvo una mala tarde en el triunfo 3 a 2 contra Quilmes y volvió a decepcionar en las jornadas finales, cuando River perdió 3 a 2 frente a Instituto y 4 a 2 ante Independiente de Mendoza. El conjunto de Di Stéfano no clasificó en su zona.
El segundo campeonato de la temporada, el Metropolitano, lo vio recién en la séptima fecha en opaca labor en la derrota 1 a 0 contra Talleres en Córdoba. El equipo era dirigido por el Polaco Cap. Volvió a jugar mal frente a Huracán en la igualdad en blanco y, con José Ramos Delgado como DT, jugó de 6 en el empate 1 a 1 ante Platense en Velez en regular tarea y en la caída frente a Independiente en Avellaneda: 1 a 0. A partir de allí, sólo ingresó en un par de encuentros reemplazando a algún compañero y cerró su campaña en River justamente en la última fecha, en el empate 2 a 2 contra N. O. Boys en el Monumental. Luego, sería transferido a Chacarita.

6 comentarios:

  1. Giudice. Coccimano, Savarese, Russo, Tévez, Vega, nombres ochentosos de un River mediocre.
    De lejos parecía la pepona reinaldi. No lo vi jugar, pero era bastante fulero, no?.

    abrazo.

    ResponderEliminar
  2. era horrible pero la pregunta es: mas horrible que cabral? quiroga? sanchez? gerlo?

    ResponderEliminar
  3. Jajaja bien por centrojás , yo tuve el gusto de verlo jugar y se parecía más a un actor de serie de hollywood que a un jugador de fútbol.
    Torpe, abusaba del juego brusco , no tenía salida , bah ..ni entrada tampoco . Otro más de los tantos ladris .

    ResponderEliminar
  4. Un mediocre jugador q tuvo su cuarto de hora en el River de Labruna q daba prioridad a las copas a principio de los 80 , era menos q Carlos russo contemporaneo de el y menos que Palito Lonardi otro eterno suplente en esos equipos. Una pequeña correccion al post Gustavo , en el Metro 81 Angelito aun era el DT de River , Di Stefano llego en el Nacional despues de la traicion de Aragon.

    ResponderEliminar
  5. Fue un duro defensor qué tal vez su mejor actuación fue contra el Boca de Maradona, esa tarde Giudice inspirado lo corto en todos lados a un Diego qué seguramente vivió su peor partido

    ResponderEliminar
  6. Fue un duro defensor qué tal vez su mejor actuación fue contra el Boca de Maradona, esa tarde Giudice inspirado lo corto en todos lados a un Diego qué seguramente vivió su peor partido

    ResponderEliminar